Productos

El seguro, la necesaria garantía profesional para los autónomos

Son uno de los principales motores de la economía y uno de los colectivos profesionales que más contribuyen a la generación de empleo y al PIB en España.

31.08.2018, Helvetia Seguros

Seguro de Responsabilidad Civil Profesional Helvetia

Actualmente, esta actividad profesional engloba a 3,236 millones de personas, dos millones ejercientes como personas físicas y 1,2 millones como autónomos en alta en alguna sociedad. Sin embargo, sólo un 17,8% tiene un seguro de salud y un 9% tiene un seguro de baja temporal. En este artículo repasaremos algunas claves que aconsejan la necesaria garantía que el seguro ofrece ante estas necesidades.

Por regla general, los autónomos han de asumir numerosas responsabilidades y riesgos: podrían producir un daño a un tercero, ya sea por acción, omisión o negligencia, con consecuencias civiles y/o penales. Y es que estar al frente de un negocio conlleva una serie de obligaciones de las cuales el profesional es responsable, ya sea de forma directa o indirecta.

Si a todo ello añadimos que el trabajador por cuenta propia responde con la práctica totalidad de sus bienes presentes y futuros, y que no existe separación entre el patrimonio personal y el de la empresa, como en el caso de las sociedades anónimas y limitadas, puede entenderse la especial necesidad de este colectivo: la de estar bien preparado ante cualquier contingencia, a través de una entidad aseguradora capaz de ofrecer una cobertura óptima.

La exigente realidad laboral de estos profesionales se comprende más fácilmente con ejemplos: un trabajador autónomo puede llegar a cobrar 300 euros menos, de media, ante una incapacidad permanente, en comparación con un trabajador por cuenta ajena. Asimismo, para que pueda acceder a la prestación por baja laboral, ha de haber cotizado un mínimo de 180 días en los últimos 5 años, así como estar al corriente en los pagos de la Seguridad Social, entre otras condiciones.

¿Qué ofrece el sector asegurador?

Los accidentes y las enfermedades son las primeras causas de baja para el trabajador autónomo, por lo que éstos pueden ser los primeros riesgos que deben considerarse. En cualquier caso, las coberturas que debe tener el seguro de un trabajador autónomo tienen que ser elegidas por el propio trabajador, en función de sus necesidades y de su situación particular.

Frente a las limitaciones que el trabajador autónomo encontrará en el sistema público de Seguridad Social, los seguros son un complemento imprescindible para proveer solvencia, estabilidad y bienestar.

La oferta aseguradora es amplia, si bien pueden señalarse los siguientes productos, que pueden suscitar mayor interés por parte de los trabajadores por cuenta propia:

  • Seguros de Responsabilidad Civil

Se trata del seguro más importante para un autónomo, ya que permite hacer frente a cualquier daño ocasionado, tanto personal como material, así como las consecuencias y perjuicios que de ellos se deriven. Garantiza la tranquilidad necesaria ante la incertidumbre de un eventual coste por daños producidos a terceros. Omitir este seguro acarrea para el trabajador un serio problema en caso de negligencia, pues tendría que responder con su patrimonio ante una sentencia en firme.

  • Seguro de Vida

Se configura como uno de los pilares básicos de protección, en sus dos vertientes: canalizar un ahorro que permita complementar la jubilación (vida-ahorro) y cubrir el riesgo de fallecimiento e invalidez, compensando la pérdida de ingresos que esa adversa circunstancia produciría en la economía familiar (vida-riesgo).

  • Seguros de Salud

La falta de tiempo de los autónomos y el funcionamiento de los servicios médicos son factores que aconsejan en muchos casos contratar un seguro de salud complementario. Los menores tiempos de espera se traducen en una reducción del absentismo y una mejora de la productividad. Una enfermedad o un accidente pueden provocar la baja durante un largo periodo de tiempo de una persona. Gracias a los seguros de incapacidad temporal, el autónomo se garantiza una cantidad de dinero al día, que varía en función de su actividad laboral y del capital asegurado.

  • Seguro de protección de pagos

En casos de desempleo o baja laboral temporal, es posible garantizar el pago de las diferentes cuotas mensuales a las que debe hacer frente este tipo de profesionales, como por ejemplo, la del crédito hipotecario.

Helvetia Seguros cuenta con la protección que todo profesional autónomo requiere. A través de los productos de Comercio, Oficinas, Accidentes, Enfermedad Individual, y muchos otros, ofrece servicios personalizados frente a las contingencias que puedan surgir. Helvetia Seguros ofrece el asesoramiento y la información fundamental para elegir el producto que mejor se adecue a cada situación profesional.