Productos

Cambios en la pirámide alimenticia

¿Llevamos una vida saludable? Lo healthy ha venido para quedarse, pero detrás del amplio marketing, como todo en la vida, hay que aplicar el sentido común y reflexionar sobre nuestros hábitos alimenticios. ¿Comemos sano? ¿Estamos informados sobre las buenas practicas alimenticias?

07.09.2018, Helvetia Seguros

Cambios en la pirámide alimenticia | Helvetia Seguros

Recientemente, la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC) ha presentado las nuevas Guías Alimentarias, en las que se incluyen cambios en la estructura de la pirámide alimenticia. Suponen una actualización de la edición de 2001 y constituyen una herramienta de educación nutricional y de promoción de la salud, basada en la evidencia científica. 

La nueva pirámide incluye, en la base, la realización de actividad física diaria, por espacio de 60 minutos; mantener un correcto equilibrio emocional, realizar un balance energético, adquirir hábitos culinarios saludables y beber de cuatro a seis vasos de agua diarios. Todo ello permitiría mantener un estilo de vida saludable. Y apuntan a la dieta mediterránea como un patrón alimentario que puede satisfacer estos requisitos.

En el segundo nivel de la pirámide se incluyen alimentos y grupos de alimentos cuyo consumo se recomienda a diario, en cantidades y proporciones variables, como los cereales de grano entero y sus derivados integrales. Anteriormente, en la base se concentraban los hidratos de carbono, los cuales pasan a ocupar un segundo plano, frente a las frutas en general y de temporada en particular, incluyendo tres o más raciones o piezas de frutas variadas al día. También figura la ingesta de verduras y hortalizas; preferentemente, fruta y verdura de temporada. La SENC ha querido hacer especial hincapié en el consumo de aceite de oliva virgen extra. 

Como tercer nivel, y en base a un consumo opcional, ocasional y moderado, se sitúan las carnes rojas y procesadas, los embutidos, las grasas para untar -como los patés-, el azúcar y los productos azucarados, la sal y los snacks salados, la bollería, pastelería, chucherías y helados. Incluye también las bebidas alcohólicas fermentadas y los suplementos nutricionales.

Es un hecho que la pirámide alimenticia ha cambiado, y con ella, las pautas. Pero debemos hacer examen de conciencia: ¿se aplica en los comedores infantiles? ¿Lo llevamos a la práctica en casa? ¿Seguimos basando nuestra alimentación en la dieta mediterránea? Tal vez los tiempos hayan cambiado; con las prisas, vivimos bajo la leyenda de "Charlie y la Fábrica de Chocolate". El consumo de azúcares procesados está institucionalizado en la sociedad, pero tal vez sea momento de reflexionar y educar en una alimentación sostenible. Un planteamiento similar al que se está promoviendo entre otros valores, como la educación medioambiental. 

En este sentido, en Helvetia Seguros apostamos por la salud y proponemos la contratación de nuestra póliza "Helvetia Vida Segura". Incluye un novedoso paquete de coberturas, a través de una exclusiva plataforma digital en la que es posible registrar los hábitos de vida saludables y mejorarlos progresivamente, gracias a sus múltiples funcionalidades. Se trata de un programa de salud personalizado, con retos semanales y mensuales, con el fin de “cuidarse jugando”. Esta app también se puede conectar a una pulsera de actividad para medir la distancia recorrida, calorías consumidas, calidad del sueño, entre otros índices. Invierte en tu bien más preciado, la Salud. Apuesta por una vida saludable: ¡cuídate!


También te puede interesar