Productos

Cómo prevenir y cómo tratar las humedades

Las humedades son uno de los problemas más comunes que nos podemos encontrar en nuestros hogares. Al principio pueden no parecernos importantes, pero con el tiempo, si no tomamos las medidas adecuadas, puede convertirse en una de nuestras peores pesadillas.

26.09.2018, Helvetia Seguros

Cómo prevenir y tratar humedades | Helvetia Seguros

Aparecen pequeñas motitas negras en la pared.  Al principio son tan imperceptibles que no le prestamos atención. Sin embargo, en poco tiempo, la sala comienza a tener un fuerte olor a humedad, se vuelve más fría, y lo que comenzó siendo una pequeña manchita negra, ahora se ha convertido en un enorme manchón negro que está rodeado de hongos. ¿Te suena de algo esta escena? Tal vez ya la hayas vivido, y es que lamentablemente las humedades son uno de los problemas más frecuentes que se dan en los hogares

Para evitar que salgan las humedades, los expertos recomiendan airear todos los días cada una de las estancias de la casa, especialmente aquellas zonas donde se concentra mucho vapor de agua, como el baño o la cocina. Una buena idea para evitar que se acumule la humedad es colocar un deshumidificador en estas zonas. 

También es importante que no subas demasiado la temperatura de la calefacción, ya que esto provoca que se condense la humedad del ambiente y que se deposite en los techos y las ventanas.  

Si ya ha aparecido el problema, lo primero que hay que hacer es determinar cuál ha sido ha sido su origen, pues en función de ello, se determinará la solución más adecuada. 

Se distinguen los siguientes tipos de humedades: 

  • Humedades por condensación. Son las más frecuentes y se suelen generar en los sitios en los que se concentra mayor vapor de agua, como la cocina o los baños. Sus principales causas son la falta de ventilación, una mala utilización de la calefacción o fallos en el aislamiento térmico. 
  • Humedades por subidas capilares. Afecta sobre todo a los pisos superiores. Se produce debido a un mal aislamiento de las paredes con respecto al suelo. El agua atraviesa los cimientos y puede llegar a provocar desprendimientos y la rotura de cañerías. 
  • Humedades por infiltración lateral. Suelen aparecer en estancias que se encuentran por debajo del nivel del mar, como los sótanos y los garajes. La humedad se suele producir cuando una de las paredes de la estancia está en contacto directo con la tierra, pudiendo de esta forma infiltrarse la humedad de la tierra en la pared de la vivienda. 

En los casos de humedades por condensación, una buena opción para evitar que se acumule la humedad es colocar un deshumidificador en la zona afectada, ya que estos aparatos absorben el vapor de agua. 

Para eliminar la mancha de humedad, se deben seguir los siguientes pasos: 

  • Primero, se debe sanear la zona afectada. Hay que matar al hongo y a las posibles bacterias que se hayan generado. Para ello, hay que limpiar muy bien la zona con un desinfectante. 
  • Después, se recomienda pintar la pared con una pintura impermeabilizante

Si el problema no es por la ventilación, sino por fallos del aislamiento de las paredes o en las tuberías, para evitar que el problema vuelva a surgir, no basta con eliminar la mancha, tendremos que atajar el problema desde el origen con la ayuda de profesionales. Actualmente existen soluciones muy efectivas como los impermeabilizantes, el inyectado químico, la electroósmosis inalámbrica, etc. 

En este sentido, también es importante contar con un seguro de Hogar como el que te ofrecemos en Helvetia Seguros, que cubra los daños por agua. 


También te puede interesar