Productos

Convierte tu coche o moto de más de 30 años en un vehículo histórico

Descubre qué requisitos debe cumplir tu vehículo para que sea catalogado como histórico y qué trámites debes realizar para solicitarlo.

26.03.2018, Helvetia Seguros

Vehículo histórico protegido por el seguro de Coche Clásico de Helvetia

Si tienes un coche o una moto de más de 30 años de antigüedad, que cuidas como si fuera tu mayor tesoro, quizás deberías plantearte convertirlo en un vehículo histórico. Al hacerlo, no sólo podrás presumir de tener una pieza de “gran valor histórico” en tu garaje, sino también disfrutar de numerosas ventajas, como seguros más económicos, inspecciones técnicas de vehículos (ITV) más duraderas o la excepción del impuesto de circulación en algunos municipios, entre otras. 

Pero para aprovecharte de todos esos beneficios no basta con que tu vehículo tenga más de 30 años, también debe cumplir los siguientes requisitos:  

  • Haber superado con éxito la ITV. 
  • Conservar las piezas originales de fabricación y no haber sufrido ninguna modificación técnica. 

También se consideran como vehículos históricos los que han sido declarados como bien de interés cultural y están incluidos en el Inventario General de Bienes Muebles del Patrimonio Histórico Español; y aquellos que, por su singularidad y escasez, merecen este reconocimiento.

Tras comprobar que tu coche o moto cumple con estos requisitos, deberás realizar varios trámites para que cataloguen a tu vehículo como histórico. Estos trámites suelen ser largos y requieren de mucho papeleo, por lo que debes tener mucha paciencia. 

Lo primero que debes hacer es llevar el vehículo a un laboratorio oficial acreditado para que certifique su antigüedad y la originalidad de las piezas. En esta inspección te pedirán fotografías en color de todos los lados del vehículo, la ficha técnica emitida por el fabricante en la que se indica la fecha de fabricación y la primera matriculación, la ficha técnica y el permiso de circulación. Y en casos especiales, el documento que acredite que el vehículo pertenece al Inventario General de Bienes Muebles del Patrimonio Histórico Español y un certificado del fabricante del vehículo que verifique que cumple con las condiciones de vehículo histórico. 

Después de esto, si supera el examen, el órgano competente de la Comunidad Autónoma donde se realice el trámite deberá emitir una resolución favorable que catalogue al vehículo como histórico. 

A continuación, el vehículo deberá pasar de nuevo la ITV, si quieres continuar circulando con él. En esta inspección especial, entre otras cosas,  se establecerán las nuevas limitaciones que tendrá el vehículo por ser histórico. 

Luego, deberás volver a solicitar el permiso de circulación, aportando la documentación que cataloga a tu vehículo como histórico. Por último, tendrás que matricular el coche como vehículo histórico en la Jefatura Provincial de Tráfico. 

Además, para proteger a tu vehículo cómo se merece es importante que cuentes con un seguro específico para coches clásicos y motos clásicas, como los que te ofrecemos en Helvetia Seguros. 


También te puede interesar