Productos

¿Cuáles son los derechos y las obligaciones de los inquilinos?

¿Estás pensando en alquilar una vivienda? Antes de hacerlo, conviene que sepas cuáles son tus derechos y obligaciones como inquilino.

12.06.2017, Redacción

Llaves de casa asegurada con Helvetia Seguros

En los últimos años, debido a la crisis económica, en España ha aumentado considerablemente el número de viviendas en alquiler. Aunque en nuestro país continúa muy arraigada la cultura de la propiedad de la vivienda, cada vez son más las personas que optan por vivir en régimen de alquiler. Antes, la mayoría de las personas que accedían a esta alternativa eran estudiantes, pero ahora se ha convertido en una de las opciones preferidas por muchas familias.

Si tú te encuentras entre ese grupo de personas,  debes saber que como inquilino tienes una serie de derechos y obligaciones que están recogidos en la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU).

Obligaciones

- Cumplir con los pagos mensuales del alquiler. Aunque pueda parecer una obviedad, a veces a algunos inquilinos se les “olvida” este gran detalle. Según la LAU, el arrendatario deberá pagar al propietario la cuota  mensual acordada durante los primeros siete días del mes, en las condiciones y en el lugar que se hayan determinado previamente en el contrato. Si en el contrato no se hace alusión a ello, el inquilino deberá pagarle al arrendador en metálico en la vivienda alquilada.  

- Pagar una fianza al propietario. Su importe es equivalente a un mes de renta en los arrendamientos de vivienda.

- Devolver la vivienda en las mismas condiciones en que le fue entregada. Al término del contrato, el inquilino debe dejar la vivienda en las mismas condiciones en las que se la encontró.

- Pagar los gastos de los suministros. El inquilino tiene que pagar los recibos de todos los suministros que cuenten con un contador individual (el agua, la luz, Internet, el gas natural, etc.).

- No ceder el contrato ni subarrendar la vivienda a terceros. El inquilino no podrá ceder el contrato del alquiler ni subarrendar la vivienda a terceras personas, a menos de que cuente con un permiso por escrito del propietario. 

- Reparaciones por el uso cotidiano de la vivienda o por mal uso de la misma. El arrendatario se hará cargo de las  reparaciones  que se tengan que realizar  en la vivienda debido al uso diario que se hace de ella o a las derivadas del mal uso que haya podido realizar de la vivienda.

- Realización de obras. No podrá realizar obras que modifiquen la vivienda, sin el consentimiento expreso del propietario. Si en la casa va a vivir una persona con discapacidad o mayor de 70 años, el inquilino tiene el derecho a realizar obras de acondicionamiento, pero antes se lo debe notificar al arrendador. En ese caso, al término del contrato, si el propietario se lo exige, el inquilino está obligado a dejar la vivienda en el mismo estado en el que se encontraba antes.

- Obras de mejora. El arrendador tiene el derecho a realizar obras de mejora o de conservación en la vivienda que no pueden esperar a hacerse al término del contrato arrendatario.

Derechos

- Adquisición preferente de la vivienda. Si el propietario decide vender la vivienda alquilada, el inquilino tiene preferencia para comprarla antes que ningún  otro, a menos que en el contrato se especifique lo contrario.  Esto es lo que se conoce como el “derecho de tanteo”. El inquilino debe contestar por escrito a la propuesta de venta del arrendador en un plazo máximo de 30 días naturales. Pasado ese periodo, perderá la preferencia para adquirir la vivienda.

- Duración del contrato. La duración del arrendamiento será libremente pactada por las partes. Si ésta fuera inferior a tres años, llegado el día del vencimiento del contrato, éste se prorrogará obligatoriamente por plazos anuales hasta que el arrendamiento alcance una duración mínima de tres años, salvo que el arrendatario manifieste al arrendador, con treinta días de antelación como mínimo a la fecha de terminación del contrato o de cualquiera de las prórrogas, su voluntad de no renovarlo.

- Obras de mejora. El arrendador está obligado a comunicarle al inquilino con tres meses de antelación cuándo comenzarán las obras y su duración estimada. Si el arrendatario no está conforme con ellas, tras recibir esta notificación, tiene  un mes de plazo para poder desistir del contrato de alquiler sin pagar ninguna indemnización.   

Si el arrendatario soporta las obras, tendrá derecho a una reducción de la renta en proporción a la parte de la vivienda de la que se vea privado por causa de aquéllas, así como a la indemnización de los gastos que las obras le obliguen a efectuar.

- Reparación de desperfectos. Si durante el periodo de arrendamiento se producen desperfectos en el hogar que impidan al inquilino vivir en condiciones de habitabilidad, el arrendador deberá asumir su reparación lo antes posible, siempre y cuando los daños no los haya provocado el arrendatario.

- Desistimiento de contrato. Tras los seis primeros meses de alquiler, el inquilino tiene derecho a desistir del contrato de arrendamiento, siempre y cuando avise al propietario con una antelación mínima de 30 días. Si se ha pactado previamente en el contrato, el arrendatario tiene que pagar al propietario una indemnización equivalente a una mensualidad de la renta en vigor por cada año de contrato que reste por cumplir.

- Recuperar la fianza. Al término del contrato, si la casa no presenta ningún daño y/o no quedan otros pagos pendientes, el arrendador debe devolver íntegramente al inquilino la fianza que depositó al comienzo del periodo de alquiler. 

Recomienda esta página

También te puede interesar