Seguros

Dejar de fumar no es fácil, pero tampoco imposible

Diversos estudios demuestran que a las tres semanas de dejar de fumar la capacidad pulmonar de una persona mejora hasta un 30%.

11.01.2019, Helvetia Seguros

Dejar de fumar no es fácil, pero tampoco imposible

"A partir de mañana ya no fumo más". ¿Cuántas veces has dicho esta frase o se la has escuchado a algún amigo? Miles, y seguramente casi siempre la historia ha acabado igual: en un intento que dura sólo un par de días y luego vuelves a caer. Y es que para ningún fumador es fácil dejar de fumar, a pesar de ser conscientes de los numerosos efectos negativos que tiene el tabaco para su salud. Pero con ayuda y mucha voluntad, lo puede lograr. Eso sí, para hacerlo, es fundamental que quiera de verdad dejar el tabaco, ya que, si no está totalmente convencido, no conseguirá cumplir su objetivo.

Si este es tu caso, aquí tienes algunos consejos que te ayudarán a lograrlo.

  1. Fija una fecha. Decide qué día vas a fumar tu último cigarro y, a partir de ese momento, intenta no volver a probar ni uno más. Aunque dejar de fumar de golpe pueda parecer muy complicado, algunos expertos aseguran que este método suele ser más efectivo que si se intenta dejar poco a poco.
     
  2. Comunica tu decisión a tu familia y amigos. Así ellos podrán ayudarte en lo que necesites. Si convives con fumadores, lo ideal es que intentéis dejar de fumar al mismo tiempo, ya que eso facilitará las cosas.
     
  3. Haz una lista con los beneficios que crees que te aportará dejar el tabaco. Por ejemplo, "tendré más energía", "ganaré capacidad pulmonar", "ahorraré dinero", etc. Así, cada vez que tengas la tentación de fumar, podrás leer esta lista y recordar todo lo que estás ganando al no hacerlo.
     
  4. Deshazte de todos los elementos que te recuerden al tabaco: ceniceros, cajetillas, mecheros, pitilleras, etc.
     
  5. Practica deporte. El ejercicio físico puede convertirse en tu gran aliado durante todo el proceso, ya que va a ayudarte a reducir el aumento de peso que puedas tener tras dejar de fumar, a aumentar tu buen humor, a reducir tus ganas de encender un cigarro y a liberar el estrés.
     
  6. Bebe mucha agua. Conviene que bebas al menos 1,5 litros de agua al día, ya que tu cuerpo necesita hidratarse.
     
  7. Aumenta en tu dieta la presencia de alimentos ricos en vitamina B, como la espinaca, el arroz, la zanahoria o la calabaza. Éstos ayudan a reducir el estrés y la ansiedad.
     
  8. Cuando estés reunido con otros fumadores celebrando algún evento, no caigas en la tentación de volver a fumar un cigarro "por ser una ocasión especial", pues una sola calada basta para volver a caer de nuevo en la adicción al tabaco.

Si con estas recomendaciones vuelves a recaer y sigues con ganas de dejar de fumar, te recomendamos que acudas a un especialista para que te ayude a conseguirlo.

Recuerda que tu salud es uno de tus mayores tesoros y debes velar por ella. Por eso, desde Helvetia Seguros te ofrecemos un seguro para cuidar de tu salud diaria y tu bienestar a través de una amplia de gama de coberturas y un extenso cuadro médico.


También te puede interesar