Productos

El continente y el contenido, dos conceptos muy importantes en el seguro de Hogar

Antes de contratar un seguro de Hogar es importante establecer correctamente el valor del contenido y del continente de la vivienda, pues eso va a determinar el precio de la póliza y la indemnización en caso de siniestro. Pero, ¿sabes qué significan estos dos conceptos?

21.02.2018, Helvetia Seguros

Familia disfrutando de su tranquilidad con el Seguro de Hogar de Helvetia Seguros

Aunque en España el seguro de Hogar no es obligatorio, salvo que la vivienda esté hipotecada, son numerosas las razones por las que conviene contar con una buena póliza para hacer frente a posibles imprevistos como un robo, un incendio o una rotura de una tubería. 

Independientemente del tipo de seguro de Hogar y de las coberturas que queramos contratar, hay dos conceptos que son fundamentales y que deben estar muy claros antes de contratar un seguro: el valor del contenido y el valor del continente, ya que eso va a establecer la prima de la póliza y qué elementos de nuestra vivienda van a estar cubiertos en caso de siniestro. 

El continente abarca a toda la estructura de la vivienda (muros, paredes, techos, cubiertas, suelo, etc.), los elementos fijos (puertas, ventanas, persianas, armarios empotrados, etc.) y las instalaciones fijas (calefacción, agua, electricidad, sistemas de vigilancia, etc.). Además de las construcciones anexas, como el garaje, la piscina o el trastero. 

Mientras que el contenido hace referencia a los bienes que se encuentran dentro de la casa como los electrodomésticos, los muebles, la ropa, los aparatos eléctricos… Es decir, todo aquello que si diéramos la vuelta a la casa y la sacudiéramos, caería al suelo. 

El capital del continente supone el precio que tendría la reconstrucción de la vivienda, en caso de siniestro total, sin tener en cuenta el valor del suelo. Para calcularlo, se toman en cuenta la superficie del inmueble (metros cuadrados construidos) y se aplican variables, como el tipo de vivienda (unifamiliar o bloque de viviendas), la altura (si es un bajo, un ático o un piso intermedio), la ubicación geográfica o la calidad de los materiales empleados, entre otras. 

En cuanto al contenido, el asegurado debe valorar todas las pertenencias que tiene en la vivienda, en función de su valor de reposición (es decir, por el precio que tendría en el mercado), e incluirlas en la póliza. 

Es muy importante tener clara la diferencia entre continente y contenido y que los cálculos del valor se realicen correctamente para no incurrir en situaciones de infraseguro (cuando el contenido o el continente están asegurados por un valor inferior a su valor real y, por tanto, en caso de siniestro, la indemnización no cubriría la totalidad de los daños sufridos) o de sobreseguro (cuando se valora el contenido o continente por encima de su valor real, lo que implicaría que el cliente pague por el seguro de la casa un precio superior del que realmente debería realizar, a pesar de contar con las mismas prestaciones). 

Para evitar estas situaciones en la valoración de tu vivienda, en Helvetia Seguros disponemos de una red de más de 2.800 profesionales para asesorarte a la hora de contratar tu seguro de Hogar, brindándote la posibilidad de asegurar lo que realmente necesitas. 
 


También te puede interesar