Responsabilidad corporativa

La Huella de Carbono en el sector asegurador

A diferencia de la creencia generalizada, la empresa aseguradora no está exenta de influir en el medioambiente.

29.01.2014, Helvetia Seguros

CO2 Huella de Carbono, su medición permite el desarrollo de estrategias de reducción o compensación a través de distintos programas

Llamamos Huella de Carbono a la totalidad de gases de efecto invernadero emitidos por efecto directo o indirecto de un individuo, organización, evento o producto. Estos gases se expresan en toneladas de CO2, y son los culpables del cambio climático y de cuestiones que hoy están fuera de toda duda como el calentamiento global.

La Huella de Carbono, pues, puede ser tanto individual como colectiva o corporativa, cuando hablamos de los gases de efecto invernadero emitidos por compañías o entidades. De este modo, prácticamente todas las actividades que realizamos y los usos que hacemos de nuestros bienes influyen en el impacto de esta huella, que además puede medirse.

Está claro que una compañía que se dedica a la actividad industrial no emite el mismo volumen de gases de efecto invernadero que una empresa que se dedica al conocimiento o los servicios. Es por ello que las compañías industriales y energéticas son las más activas en la medición de su Huella de Carbono, conscientes del impacto medioambiental derivado de su actividad.

Pero el compromiso medioambiental es cosa de todos, y es por ello que cada vez son más las empresas de servicio que se comprometen con la medición de su impacto ambiental, tanto a nivel corporativo como individual.

Así, aparentemente, la actividad de una empresa de seguros no ejerce un impacto medioambiental tan fuerte como, pongamos por caso, una empresa del ámbito petroquímico. Pero si se observa con detalle, no está ni mucho menos exenta de influir en el medioambiente.

Una empresa de seguros genera gastos energéticos que se pueden reducir u optimizar. Aspectos tan sencillos como apagar la luz cuando se sale de una habitación, utilizar el agua necesaria para el lavado de manos o controlar la temperatura del aire acondicionado son aspectos que influyen determinantemente en el ahorro energético.

¿Cómo se mide la Huella de Carbono?

La Huella de Carbono se mide en masa de CO2 equivalente, y su medición permite el desarrollo de estrategias de reducción o compensación a través de distintos programas. Se trata de una herramienta con la que el individuo puede evaluar sus emisiones de gases de efecto invernadero, y conocer así su participación en el calentamiento global.

La huella se mide a través de un cuestionario donde la persona debe concretar sus hábitos en cuestiones como la alimentación, el transporte, el uso de la vivienda o el consumo energético.

Como veis, se trata de aspectos que tienen incidencia sobre el medio ambiente, y que uno, con una actitud concienciada, puede contribuir a reducir. Una empresa, sea del tipo que sea, está formada por personas, y el gasto energético de una compañía puede reducirse enormemente si aquellos que la conforman también están concienciados de la necesidad de reducir el consumo energético.

Y tú, ¿sabes cómo contribuyes al calentamiento global?


También te puede interesar