Productos
Seguros

Las ventajas de realizar un testamento

En España no es obligatorio realizar un testamento, sin embargo, se recomienda hacerlo, ya que con ello, no sólo estamos decidiendo sobre el futuro de nuestra herencia, sino también estamos evitando posibles conflictos entre nuestros herederos y numerosos trámites legales.

07.05.2018, Helvetia Seguros

La importancia de realizar un testamento | Helvetia Seguros

Muchas personas no quieren ni oír hablar de testamentos ni herencias, ya que les parece de mal augurio pensar en la muerte. Sin embargo, tenemos que ser conscientes de que ese día tarde o temprano llegará, por lo que debemos ser previsores si no queremos dejar ningún “cabo suelto” cuando faltemos.

Aunque el testamento no es obligatorio en España, se recomienda hacerlo. Pues al realizarlo, estamos dejando constancia de nuestros deseos, de cómo queremos que se repartan nuestros bienes cuando ya no estemos. Si no hacemos un testamento, será la ley la que designe a nuestros herederos, siguiendo un orden de parentesco, lo que puede provocar desavenencias entre nuestros familiares y allegados e innumerables trámites legales.

Para todas las personas es importante realizar un testamento, especialmente para aquellas que no tienen herederos directos, ya que si fallecen sin haber dejado escrita su última voluntad, sus bienes irán a parar a manos del Estado.

El procedimiento para realizar un testamento es rápido, sencillo y económico (suele costar menos de 50 euros). No es necesario realizar ningún inventario de los bienes ni la presencia de testigos. Basta con que el testador acuda a un notario con su DNI y le explique cómo quiere repartir su patrimonio para que éste deje constancia de ello por escrito.

Además, ahora también se puede hacer el testamento online. En Helvetia Seguros, a través de nuestro seguro de Decesos, te ofrecemos la ayuda de un abogado de nuestro departamento jurídico a la hora de redactarlo.

Cuanto más conciso y preciso sea el testamento, menos posibilidades de conflicto habrá entre los herederos. Por lo que hay que tener muy claro nuestras preferencias a la hora de hacerlo. De cualquier modo, este documento se puede modificar todas las veces que deseemos a lo largo de nuestra vida, siempre y cuando todos los cambios se hagan ante notario.

Al realizar el reparto de los bienes, el testador debe respetar la parte de la herencia que les corresponde por obligación a los herederos forzosos (descendientes, ascendientes y cónyuge, por este orden), según establece la ley en España.

Si una persona fallece sin realizar el testamento y tiene hijos, los bienes se repartirán entre ellos a partes iguales. Sin embargo, gracias al testamento, el testador puede dejarle a alguno de ellos un poco más de esa parte (respetando siempre la parte mínima de la herencia que le corresponde a cada uno de ellos).

Con el testamento también se protege al cónyuge, ya que si hay descendientes, a éste sólo le corresponde 1/3 de la herencia en usufructo. En cambio, a través de este documento, el testador tiene la posibilidad de aumentar esa dotación económica, velando de esta forma por su futuro.

Además, en el testamento, más allá del reparto de la herencia, también podemos dejar constancia de otros deseos, como la custodia de nuestros hijos, cómo queremos que sea nuestro entierro o el reconocimiento de algún hijo ilegítimo, entre otros.


También te puede interesar