Seguros

Los mejores consejos para el cuidado de tu moto clásica

Si eres un amante de las motos antiguas todo cariño te parecerá poco para tu 'vieja compañera'. El tiempo no pasa en balde y siempre deberás prestar una atención muy delicada a tu moto clásica y no descuidarla, sobre todo si le das poco uso. Te proponemos algunos sencillos consejos.

20.02.2019, Helvetia Seguros

Consejos para el cuidado de tu moto clásica | Helvetia Seguros

Si eres un amante de las motos clásicas, todo cariño te parecerá poco para tu 'vieja compañera'. Y no sólo por la sensación de volver a pasear con ella de vez en cuando, sino por todos los recuerdos que evoca en ti: aquel inolvidable viaje, aquella inconfesable aventura, los paseos de la juventud o, incluso, si es heredada, aquel familiar al que recuerdas como si todavía estuviera junto a ti y que consiguió contagiarte de la pasión por las dos ruedas. Y, principalmente, por la sensación de poseer algo casi histórico y con mucho valor sentimental pero también económico.

Pero el tiempo no pasa en balde y siempre debes tener especial cuidado en el mantenimiento de tu moto clásica, sobre todo si le das poco uso. En este post te proponemos algunos sencillos consejos para mantenerla siempre joven:

  1. Desconecta la batería. Si pasan las semanas, sobre todo el invierno, y no la usas, la mejor opción es dejar la batería desconectada y/o enlazada a un conector de carga. Así logras ahorrar e incluso evitas que la moto resulte dañada.
  2. Guárdala en el interior. Incluso si no posees trastero o sótano, vale la pena asumir un pequeño coste para tener tu moto alejada de la intemperie. Los cambios bruscos de temperatura, el excesivo sol y la lluvia son factores que debemos evitar.
  3. Tápala. Con una funda o similar, pues así evitarás que el polvo y ácaros se acumulen y esto pueda afectar al motor, los circuitos o el carburador.
  4. No te olvides de los plazos. Debes tener siempre presentes las fechas y períodos de las pertinentes revisiones; es un chequeo que te evitará males mayores.
  5. Mira el suelo. Es importante adquirir un sencillo hábito como comprobar si bajo la moto hay manchas de consideración. Eso supondrá pérdidas de aceite y tendrás que solucionarlo con un profesional antes de que la incidencia se agrave.
  6. Si no te ven, no existes. Comprueba antes de disfrutar de un paseo el estado de las luces: trasera, delantera e intermitentes. Es habitual que por el uso o por la descarga de la batería no estén en buen estado. Así evitarás que una vez en carretera te encuentres con una sorpresa desagradable.
  7. Disfrútala, pero no le exijas. Tu moto clásica sufre si le exiges de manera brusca si previamente ha estado inmovilizada. Sé feliz con ella, pero no te pases con las revoluciones ni con la velocidad.
  8. Ten al día los papeles. Permiso de circulación, documentación técnica, ITV (que en el caso de las motos clásicas difiere de las convencionales) y, por supuesto, tu seguro. Si tu moto clásica es tu bien más preciado, se merece un buen seguro.

Descubre la póliza de Helvetia Seguros para los apasionados de las motocicletas históricas y comprobarás que asegurar tu afición no tiene por qué ser caro.


También te puede interesar