Patrocinios

Primeros pasos del balonmano en España

La evolución de uno de los deportes con más aceptación en nuestro país.

12.06.2014, Texto: Manuel Mª. Meléndez Falkowski

Imagen de partido de balonmano
No hay que olvidar, además, su posible práctica en cualquier época del año, no importando el tiempo climático, gracias a su desarrollo en salas cubiertas y debidamente acondicionadas, tanto para el practicante como para el espectador

Al igual que en el ámbito internacional, el balonmano en España se inició a través de la modalidad de once y, poco a poco, fue derivando hacia el balonmano de siete en sala por las características favorables que encierra la configuración del juego. Éstas son: su gran dinamismo, su plasticidad, su belleza en la ejecución, y su amplio compendio de recursos técnico-tácticos, que convierten su práctica en un gran espectáculo apropiado para todos los públicos, haciéndolos disfrutar con sus continuos cambios en el marcador y sus emocionantes evoluciones tanto ofensivas como defensivas. No hay que olvidar, además, su posible práctica en cualquier época del año, no importando el tiempo climático, gracias a su desarrollo en salas cubiertas y debidamente acondicionadas, tanto para el practicante como para el espectador.

Como ya es conocido, en España, durante los comienzos del siglo XX, la actividad gimnástica deportiva estaba aglutinada en las llamadas sociedades gimnásticas y en las escuelas militares. Y como no podía ser de otra forma, nuestro deporte tiene sus inicios en una escuela militar, concretamente en la naval del Ferrol, allá por el año 1928, donde en su programa oficial físico-deportivo, se plasmaba la práctica del balonmano, desarrollándose de forma regular tanto en las sesiones o unidades didácticas de la actividad diaria, como a nivel de entrenamientos específicos programados igualmente en la parrilla semanal de su trabajo físico; sin obviar su practica en competiciones internas y externas, organizadas por el citado centro.

El primer documento escrito sobre normas y reglas data del año 1929, cuyo autor es el entonces capitán Mendoza, propulsor y entusiasta del “handball”, y su curioso titulo era “Balón a Mano”. Se impuso como manual de instrucción y formación, tanto para practicantes como para los técnicos y formadores deportivos de la época. También para seguidores y entusiastas que desde sus inicios fueron numerosos y esforzados en el conocimiento del contenido práctico y reglamentario del juego.

Años después, la Escuela Central de Educación Física de Toledo, institución igualmente de carácter militar, elabora y publica un documento más completo donde se desarrollan las reglas de juego de forma pormenorizada. Se incluían además aspectos singulares de interpretación y desarrollo del juego del balonmano, convirtiéndose a partir de entonces en publicación estelar de referencia para el conocimiento de nuestro deporte al ser utilizada por todos los que en aquella época se vinculaban, por una causa u otra, a esta motivadora disciplina deportiva.

Así las cosas, el balonmano se empieza a practicar por hombres y mujeres en centros de diversa índole y naturaleza, tanto en el ambiente escolar como universitario y laboral, haciéndose poco a poco un hueco en el amplio espectro de las disciplinas deportivas de carácter colectivo.

Finalizada la Guerra Civil española, toma mayor peso específico gracias a la promoción activada por los movimientos juveniles de la época, tanto masculinos como femeninos; y, por supuesto, a la organización oficial universitaria, todos ellos medios propulsores de la práctica físico-deportiva sin olvidar la labor desarrollada por la institución denominada Educación y Descanso.

También comienzan a configurarse clubes deportivos específicos para la práctica del balonmano, e inclusive en otros casos, secciones dependientes de clubes genéricos, donde se practican deportes varios aunque uno de ellos sea el fundamento de su creación, como ocurrió con algunos clubes de fútbol.

En definitiva, por un medio u otro, se empieza a tejer el entramado básico necesario para dar salida a una estructuración y organización adecuada que sea capaz de desarrollar la práctica reglada y continuada de un deporte.

Ya en 1941, año de creación de la Federación Española de Balonmano, se inicia la andadura oficial de la actividad balonmanística, desarrollándose todo tipo de competiciones y actividades en categorías diversas y de índole plural, llegando a organizar, no sólo eventos estatales, sino también internacionales, oficiosos y oficiales. Considérese como muestra la organización en 1972 del Torneo Olímpico clasificatorio para Munich ’72, primera olimpiada del balonmano moderno; en 1979, del Campeonato del Mundo “B” absoluto masculino; en 1986, la organización del Campeonato del Mundo “C” absoluto femenino; en 1989, la organización del Campeonato del Mundo Junior Masculino; en 1992, los Juegos Olímpicos Barcelona’92; y en 1996, el II Campeonato de Europa Absoluto Masculino; sumándose también, las numerosas ediciones del tradicional Torneo Internacional de España, así como de la popular competición internacional Copa Latina, creada por la RFEBM en un principio para equipos nacionales absolutos masculinos, y posteriormente para los junior masculinos, y en la actualidad, para los denominados promesas, es decir, juveniles tanto de categoría masculina como femenina.

Escudo de la Real Federación Española de Balonmano

Real Federación Española de Balonmano

La compañía continuará siendo, durante los próximos cuatro años, la aseguradora oficial y uno de los patrocinadores principales de la Real Federación Española de Balonmano, y patrocinador exclusivo del Comité Técnico de Árbitros.

Escudo del Helvetia Anaitasuna de la Liga Asobal de Balonmano

Helvetia Anaitasuna

Nuestra compañía lleva una década apoyando a Helvetia Anaitasuna, equipo de balonmano subcampeón de la Copa del Rey 2016. Compartimos la experiencia de este patrocinio deportivo.

Escudo del Helvetia Balonmano Alcobendas

Helvetia Alcobendas

Helvetia Seguros continuará contribuyendo a la consolidación del equipo madrileño en la máxima categoría del balonmano femenino español por quinto año consecutivo. Además, en la temporada actual, el equipo disputará, de nuevo, la Challenge Cup europea, cuyo partido de vuelta de la primera eliminatoria será el primero que se celebre en la historia en el Pabellón de los Sueños, sede del club.


También te puede interesar