Productos

¿Sabes en qué consiste la Inspección Técnica de tu edificio?

La ITE suele generar muchas dudas en las comunidades de vecinos, ya que, a veces, los propietarios no saben quién debe encargarse de ella ni cómo se debe realizar. A continuación te explicamos todos los detalles de esta inspección para que tu edificio supere este test con éxito.

15.12.2017, Helvetia Seguros

Edificio de viviendas protegida con la Inspección Técnica de Edificios incluida en el seguro de Comunidades

La Inspección Técnica de Edificios (ITE) se trata de un examen técnico de la construcción de un inmueble que informa sobre su estado general de conservación, el grado de accesibilidad y su certificación energética. Su objetivo es comprobar que la edificación se encuentra en buen estado y que cumple con las condiciones necesarias para su uso. 

El Real Decreto Ley 8/2011 del 1 de julio establece que los edificios con una antigüedad superior a 50 años destinados a uso residencial y situados en municipios de más de 25.000 habitantes deberán pasar una inspección técnica periódica para garantizar su conservación. Esta legislación es a nivel nacional. Sin embargo, en algunas comunidades autónomas este procedimiento puede variar, ya que cada una puede determinar los plazos y requisitos necesarios para llevar a cabo esta inspección técnica.

El Real Decreto establece las condiciones mínimas de seguridad, salubridad, accesibilidad y ornato que deben tener los edificios para ser habitables. Además, determina las obras y trabajos de conservación que se deben realizar en el inmueble para que se mantenga en buen estado y pueda pasar la inspección. En cuanto a la obligación de realizar este examen técnico, este texto normativo resalta que es un deber que recae sobre los propietarios del edificio, es decir, en la comunidad de propietarios.  Éstos deben contactar con un técnico homologado que realice la inspección del inmueble, así como de realizar las modificaciones o mejoras, en el caso de que sean necesarias. 
 

Cuestiones a tener en cuenta durante y después de la inspección

Este técnico se encarga de evaluar las condiciones en las que se encuentra el edificio en cuestión. El arquitecto o aparejador contratado lleva a cabo la inspección y, en concreto,  revisa el estado de las fachadas y sus elementos (tanto interiores como exteriores), los cimientos y la estructura, así como las cubiertas, azoteas, escaleras, ascensores y el estado general de las instalaciones del inmueble (red de saneamiento, instalaciones eléctricas, etc.).

Una vez realizado el examen, el técnico emitirá un informe donde indica si la inspección del inmueble es favorable o no. Si el edificio no pasa dicho control, el profesional contratado deberá indicar en el informe los motivos y las mejoras que se deben llevar a cabo para que se cumplan las condiciones necesarias de seguridad. De nuevo, será responsabilidad de la comunidad de vecinos contratar a un profesional que lleve a cabo las reformas, además de asumir el coste de éstas. Finalmente, para que el edificio cumpla con la normativa, el inmueble deberá ser inspeccionado otra vez tras realizar las mejoras necesarias. Y una vez pasada la inspección, deberá someterse a este examen cada diez años.

Por último, si tienes protegido tu edificio con nosotros, recuerda que el Seguro de Comunidades de Helvetia te ofrece atención telefónica experta sobre la Inspección Técnica de Edificios. Un servicio donde podrás resolver tus dudas con respecto a la normativa de Inspección de Edificios, el contenido de dichas inspecciones, las consecuencias legales de incumplimiento de la normativa, información de plazos… Y, en general, consultas sobre conservación del edificio (instalación de ascensores, eliminación de barreras arquitectónicas, subvenciones, etc.).


También te puede interesar